Buscar

8 de marzo ¿Qué hemos alcanzado y qué nos falta por lograr?

Por: Mireidis Marcano Cabello. Mag. Derechos Humanos y Democracia en Iberoamérica.


"El nivel de civilización al que han llegado diversas sociedades humanas está en proporción a la independencia de la que gozan las mujeres", Flora Tristán.


Marzo históricamente ha significado para las mujeres un espacio para hacer oír su voz, por el reconocimiento de derechos en igualdad de condiciones. De acuerdo a la cronología de la ONU la primera celebración se remonta al 28 de febrero de 1909, cuando el Partido Socialista de América designó el día en recuerdo de la huelga de trabajadoras del sector textil el año anterior en Nueva York. Pero fue en 1910 cuando la socialista Clara Zetkin durante la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas en Copenhague, Dinamarca, propuso este día ante 100 mujeres de 17 países, quienes la aceptaron por unanimidad. La propuesta incluía el derecho al voto, mejores condiciones de trabajo, la igualdad entre los sexos y el viraje del movimiento feminista, en los años siguientes varios países de Europa y también en Estados Unidos conmemoraron el día en diferentes fechas de marzo. En 1917 miles de mujeres rusas protestaron contra la guerra y posteriormente se da la revolución en ese país. Es en 1977, cuando la Asamblea General de las Naciones Unidas oficializa el 8 de marzo como Día Internacional de la Mujer.


Sin embargo, no es solamente en el emblemático e internacional marzo que luchan las mujeres, si no día a día por alcanzar sus derechos humanos. Y ¿hacia quién dirigen las mujeres sus reclamos? Por un lado, hacia el Estado, porque es a través de sus estructuras e instituciones quien puede dar ese reconocimiento legal de los derechos, a su vez está en la obligación de garantizarlos y ofrecer las estructuras necesarias para ello, y es también quien por defecto no los garantiza. Por otro lado, está la cultura imperante que sembró a través de la historia, magistralmente en nuestras mentes y cuerpos la idea de que las mujeres eran el “sexo débil”, “impuras”, “irracionales”, “histéricas”, “sentimentales”, “diabólicas”, “blandas”, “desprotegidas”, “faltas de dirección”, y que por lo tanto su espacio era la casa y con ello el cuidado de la prole, la sexualidad como satisfacción de otros, en fin, más que un ser un ser humano un objeto que sirve, satisface, embellece mientras sea sumisa, pero no opina, no piensa, no hace o no decide. Y sobre la base de estos estereotipos de género construidos históricamente las religiones han puesto su buen toque. Y de qué estamos hablando, de estructuras de poder a las que les conviene que las relaciones sociales y de poder se sigan manejando desde una mirada masculina.


Lo anterior puede sonar como cosas del pasado, cansón y hasta aburrido, quizá algunas personas podrían pensar, ¡pero van a seguir con eso!, si hoy las mujeres trabajan, votan, manejan, salen, se divorcian, tienen cargos, son libres sexualmente, pero yo me pregunto ¿eso es del todo cierto? Pienso por ejemplo, cuando una mujer se plantea, ser una líder en el campo político, acaso no se debate en quién cuidará sus hijos en casa para poder participar en tales o cuales reuniones que convocan de noche o lejos de su hogar, o cómo hace para que sus colegas la asuman como una contrincante válida con ideas, capacidad para dirigir, y alcanzar un puesto político; o simplemente la que ya trabaja, tiene hijos y quiere desarrollarse profesionalmente pero se debate en o que la excluyan en su trabajo y le den menos oportunidades por su condición de madre o que la tilden de mala madre, mala esposa por atender las exigentes responsabilidades profesionales y descuidar su hogar; o las que tienen todos los créditos profesionales pero no les dan el cargo porque son mujeres y pueden salir embarazadas y serán más costosas; o las que quieren simplemente divertirse, viajar por el mundo pero corren el riesgo de ser violadas o muertas; o las que no quieren casarse; o no quieren tener hijos, o las niñas y adolescentes que no quieren tener el hijo de su violador que en muchos casos es algún familiar, es interminable la cantidad de ejemplos que se me vienen a la mente.


¡Que cansón! también para las mujeres tener que vivir exigiendo y demostrando ante el Estado, la familia o la sociedad, que somos la mitad de la población, que valemos como persona y que por la tanto tenemos derechos. Pese a todo, no ha sido el cansancio, ni el aburrimiento lo que ha caracterizado el movimiento de mujeres, por el contrario es su constante lucha, es su creatividad, es su voluntad, su persistencia, su tesón, su capacidad investigativa y científica, es la construcción de puentes para organizarse, participar y accionar.


A través de la historia, las mujeres han trabajado por la igualdad, por visibilizarse, por deshacerse de la opresión, la explotación, la exclusión de la esfera pública, la penalización de violadores, la despenalización del aborto, por la promoción en cargos públicos, por la participación política, por el reconocimiento de su identidad y autoridad femenina, por derribar el patriarcado, el colonialismo, por reivindicar su diversidad de raza, etnia, orientación sexual, afrodescendencia y gran parte de ello se ha traducido en el reconocimiento de derechos. Recientemente, en este 2021 muchas mujeres nos alegramos y nos sentimos reivindicadas por el logro de las compañeras argentinas que luego de un arduo y sostenido trabajo, lograron que en su país se reconociera legalmente la interrupción voluntaria del embarazo, dando ejemplo, fuerza e inspiración a los otros grupos de mujeres y ojalá también prontamente a los Estados de nuestra región.



En el siglo XXI ningún país ha alcanzado la igualdad de género (ONU, 2020), los siguientes datos dan cuenta de esta afirmación:


  • Existen restricciones legales que impiden a 2.700 millones de mujeres acceder a las mismas opciones laborales que los hombres.

  • Menos del 25% de los parlamentarios eran mujeres en 2019 y una de cada tres mujeres sigue sufriendo violencia de género.

  • Sólo 22 países hay Jefas de Estado o de Gobierno y 119 países nunca han sido presididos por una mujer.

  • Las mujeres ocupan apenas el 25% de los escaños parlamentarios nacionales y de 133 países, representan sólo el 36 por ciento de los cargos electos de los órganos locales de deliberación.

  • El 23% de las películas tienen a una mujer como protagonista.

  • El 21% de cineastas son mujeres.

  • Las representaciones de las mujeres en las películas suelen corresponder a personajes sin matices u objetos sexuales, tal y como se las ve desde una perspectiva masculina.

  • Sólo el 7,4% de las compañías de la lista Fortune 500 están dirigidas por mujeres; además, y estas tienen una probabilidad menor de convertirse en emprendedoras.

  • En las artes culinarias sólo 5 mujeres ostentan 3 estrellas Michelín en todo el mundo.

  • La brecha salarial de género en el deporte para 2019, de acuerdo a primas determinadas por la FIFA por la participación de equipos en el mundial es de 400 millones en los hombres por 42 equipos y 30 millones en mujeres por 24 equipos.


Sumado a lo anterior, durante esta etapa pandémica que ha azotado a toda la humanidad, pero en especial a las mujeres, los niños, algunos países y gobiernos locales han reportado un incremento de hasta un 80% en las llamadas a las líneas telefónicas que brindan atención y orientación en casos de violencia, (MESECVI, 2020). Igualmente, según el Rastreador Global de Respuestas de Género a la COVID-19 de la ONU, sólo 42 de 206 países, es decir, una quinta parte (un 20 %) que fueron analizados, no habían adoptado ninguna medida con perspectiva de género en respuesta al COVID-19. Sólo 25 países (el 12% del total mundial) introdujeron medidas que abarcan las tres categorías que registra este instrumento: las que combaten la violencia contra las mujeres y las niñas, las que apoyan a quienes proveen trabajo de cuidados no remunerado, y las que refuerzan la seguridad económica de las mujeres (ONU, 2020).


En 2019, según el Observatorio de Igualdad de Género de América Latina y el Caribe CEPAL, 4.555 mujeres de 19 países fueron víctimas de feminicidio o femicidio. En América Latina las tasas más altas de feminicidio por cada 100.000 mujeres se observan en el caso de Honduras (6,2), El Salvador (3,3), República Dominicana (2,7) y el Estado Plurinacional de Bolivia (2,1) (Cepal, 2019). Y de acuerdo con datos del Monitor de Feminicidios UTOPIX, en 2020 en Venezuela hubo 250 femicidios, de estos 187 ocurrieron en cuarentena. El total de femicidios significó un aumento del 53% respecto al 2019 en el que hubo 163 (Utopix, 2021). Vale la pena recordar a las compañeras del colectivo feminista chileno “Las Tesis”: “El violador eres tú y la culpa no era mía ni dónde estaba ni cómo vestía… Son los pacos (policías), los jueces, el Estado, el presidente, el estado opresor es un macho violador”.



Si bien hemos avanzado, sigue existiendo a veces en forma velada, a veces de manera clara y directa, la idea de que las mujeres no nos merecemos los mismos derechos que nuestros pares masculinos. Debemos poner el acento en derribar los estereotipos de género en las escuelas, los servicios de salud, la administración de justicia, en la legislación, en los hogares, en los espacios políticos, en la comunidad, en los medios de comunicación y redes sociales.


Definitivamente tenemos que reconocer con mucha satisfacción los logros y celebrar el acompañamiento y apoyo de los hombres que han comprendido este proceso como fundamental, porque la idea no es separarnos, si no unirnos, desde un lugar donde medie necesariamente la igualdad, el respeto y la no discriminación.


El Día Internacional de la Mujer es un día para honrar y conmemorar el trabajo de las mujeres que han luchado por los derechos que hoy, tanto nosotras como nuestras hijas tenemos, así como para reconocer a las mujeres que hoy luchamos para que las mujeres de las futuras generaciones gocen de la igualdad de género totalmente.


Son motivo de orgullo todas esas mujeres que abren los ojos y se dan cuenta de las desigualdades e injusticias y deciden hacer algo al respecto, abriendo los ojos de otras y otros. A si parezca poco o mucho cada acción cuenta y espero sinceramente que llegue el día en que las sociedades se construyan y desarrollen sobre bases donde el ser de cada uno y cada una con todas sus diferencias, gustos, preferencias pueda existir en respeto mutuo y que la ley y las estructuras de los Estados sólo sirvan para ayudar en ese cometido.





Fuentes:

Foto: BBC, Cuál ES el ORIGEN del Día de la mujer (y por qué SE CONMEMORA El 8 de marzo). (2021, March 6). Retrieved March 07, 2021, from https://www.bbc.com/mundo/noticias-47489747#:~:text=Tres%20d%C3%A9cadas%20despu%C3%A9s%2C%20en%201975,A%C3%B1o%20Internacional%20de%20la%20Mujer.


CEPAL, Admin. (2020, December 10). Feminicidio. Retrieved March 07, 2021, from https://oig.cepal.org/es/indicadores/feminicidio


France 24. (2020, March 08). 8 de marzo: Historia CENTENARIA y Caótica de Una Fecha Clave para LA Lucha de las mujeres. Retrieved March 07, 2021, from https://www.france24.com/es/20200308-8-marzo-historia-centenaria-lucha-mujeres


ONU, Día Internacional de la mujer | NACIONES UNIDAS. (2020). Retrieved March 07, 2021, from https://www.un.org/es/observances/womens-day


ONU Mujeres, Covid-19: Nuevos datos revelan que sólo uno de cada ocho países de todo el mundo ha adoptado medidas para proteger a las mujeres contra los impactos sociales y económicos. (2020, September 28). Retrieved March 07, 2021, from https://www.unwomen.org/es/news/stories/2020/9/press-release-launch-of-covid-19-global-gender-response-tracker


ONU Mujeres, Visualizar Los DATOS: La representación de las MUJERES en la sociedad. (2020, February 25). Retrieved March 07, 2021, from https://www.unwomen.org/es/digital-library/multimedia/2020/2/infographic-visualizing-the-data-womens-representation


OEA. (2020, August). OEA - Organización de los estados AMERICANOS: DEMOCRACIA para la paz, la seguridad y el desarrollo. Retrieved March 07, 2021, from https://www.oas.org/es/CIM/COVID-19.asp


Zambrano, A., & *, N. (2021, January 11). Diciembre del 2020: El Año Cierra con 256 femicidios. Un AUMENTO Del 53% con RELACIÓN AL 2019. Retrieved March 07, 2021, from https://utopix.cc/pix/diciembre-del-2020-el-ano-cierra-con-256-femicidios-un-aumento-del-53-con-relacion-al-2019/


180 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo